Río de Janeiro: Naturaleza, historia y modernidad

La diversidad que podés conseguir en Río de Janeiro la convierten en un sitio ideal para vacacionar. Contratá un seguro de viaje y disfrutá de esta urbe cosmopolita de Brasil.

Si bien Río de Janeiro es sinónimo de playas, esta ciudad de Brasil combina lo majestuoso de sus costas con extensas áreas verdes y la modernidad de edificios cargados de historia; convirtiéndose en un destino ideal para vacacionar. ¿Querés probar? Comprá tu boleto aéreo, un seguro de viaje que te respalde y armá tu agenda “carioca”.

Pero ¿qué visitar? Lo primero que debes saber es que Río es casa de grandes hitos turísticos reconocidos a nivel mundial; ofreciéndote a continuación una lista con ocho lugares que han sido bautizados como “los imperdibles”:

Cristo Redentor del Corcovado: 30 metros de altura y 1.200 toneladas de peso conforman la escultura Art Decó más famosa del mundo ¡tanto así! Que desde el 2007 forma parte de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Pan de Azúcar: morro emblemático ubicado en la entrada de la Bahía de Guanabara. Con pico de gramito y casi sin vegetación ofrece una vista privilegiada de Río de Janeiro a 396 metros de altura.

Catedral Metropolitana: Catedral de São Sebastião do Rio de Janeiro construida en forma piramidal cónica, con vitrales en su interior que producen un efecto de luz fascinante.

Estadio Maracaná: conocido como “El Templo del Fútbol” ostentó, por años, el título del “más grande del mundo”; recibiendo a estrellas como: Pelé, Ronaldo y Maradona. Actualmente, sigue siendo el estadio más importante de Brasil.

Playa de Copacabana: no en vano es la más famosa de todo Brasil. Rodeada de montañas de frondosa vegetación y delimitada por los Fuertes de Leme y Copacabana; esta costa es reconocida en postales por el paseo a orillas del mar (Orla de Copacabana).

Jardín Botánico: 137 hectáreas con 9 mil especies de plantas nativas y foráneas conforman este pulmón vegetal de la ciudad, entrelazándose entre la naturaleza varios edificios históricos.

Museo Histórico Nacional: fundando en 1922, alberga una de las colecciones brasileras más importantes; 287 piezas cargadas de historia: desde antes de la llegada de los portugueses, hasta el comienzo de la República.

Confitería Colombo: café de salones amplios, decorados con espejos enmarcados en madera tallada y mesas de mármol italiano; que nos remonta a la “Belle Époque carioca”, siendo oportuno mencionar que integra la lista de Monumentos Arquitectónicos de Río de Janeiro.

En definitiva, no en vano Río de Janeiro ha sido apodada la “Ciudad Maravillosa”. Así que, no lo dudés; ¡resguardáte con un seguro de viaje y disfrutá de unas vacaciones en Brasil a lo “carioca”!