Cómo disfrutar de un vuelo de ocho horas o más

Disfrutar de un viaje de cuatro, ocho horas o más, también puede ser placentero y seguro.

Cómo disfrutar los vuelos largos

¿Vas a viajar y el destino que elegiste implica un vuelo de ocho horas o más? No permitás que nada perturbe tu travesía y aplicá éstas recomendaciones que, junto a la contratación de un seguro para viaje de larga estadía o para viajeros frecuentes, hará de tu paseo una experiencia inolvidable de inicio a fin.

  • Reservá un buen asiento: Si tu aerolínea te permite seleccionar el asiento, pues no pierdas tiempo y reservá el más cómodo. Tené en cuenta que en los puestos cercanos a la salida de emergencia o el pasillo podrás estirar las piernas y alejarte de las mamparas reservadas para los niños.
  • Usá ropa acorde a la ocasión: vestite con prendas holgadas y cómodas, sin dejar de lado un buen abrigo para sobrevivir al frío que suele hacer en el avión. El calzado no debe ser apretado pues los pies se hinchan en los vuelos de largos períodos.
  • Levantate de vez en cuando: no te quedés todo el tiempo sentado si tu vuelo es de más de cuatro horas, pues existe riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda (TVP). Cada una o dos horas caminá por el pasillo de la aeronave; estirá piernas y espalda.
  • Ponete cómodo: una manta o almohada jamás estarán de más; así podrás conciliar el sueño más rápido. Complementar con un antifaz y unos tapones para los oídos también es una opción.
  • Comé sano e hidratate: no hagas desastre a la hora de elegir entre las comidas del carrito, ingerí lo suficiente e hidratate mucho. Llevá galletas o frutos secos para combatir el apetito.
  • Evitá aburrirte: Relájate, pero sin aburrirte. Hacé nuevos amigos y aprovechá las pantallas individuales para ver películas, series y juegos o escuchar buena música.

¡Aplicá estos tips y complementá con un seguro para viaje de larga estadía o para viajeros frecuentes!